La forja de una amistad en el final de la guerra fría: Juan Pablo II y Mijaíl Gorbachov

Autor
José R. Garitagoitia

En los años tensos del final de la Guerra Fría, los esfuerzos por la distensión del Papa Juan Pablo II (elegido el 16 de octubre de 1978) y el secretario general del Partido Comunista de la Unión Soviética, Mijaíl Gorbachov (elegido el 11 de marzo de 1985), suscitaron el interés de ambas personalidades. La celebración del milenario del bautismo en la Rus (1988) ofreció la ocasión para un primer gesto: una carta del pontífice polaco al líder soviético. Fue el primer paso para el encuentro en el Vaticano, el 1 de diciembre de 1989. La sintonía entre las dos personalidades eslavas fue inmediata. Significó el comienzo de una amistad. La comunicación continuó tras la disolución de la URSS, en 1991, y se mantuvo hasta la muerte de Juan Pablo II en 2005. En los años siguientes Gorbachov siguió recordando a su amigo eslavo.

José Ramón Garitagoitia es Doctor en Ciencias Políticas y en Derecho Internacional Público. Su actividad académica se centra en las transformaciones democráticas que tuvieron lugar en Europa en 1989, la dimensión ética de la política, y el estudio de los valores en los que se fundamenta el proyecto europeo. Su tesis sobre El pensamiento ético-político de Juan Pablo II (2002) fue publicada con una presentación del último presidente de la URSS y premio Nobel de la Paz (1990), Mijaíl Gorbachov.

En la tesis de Derecho Internacional Público Dignidad de la persona y derechos fundamentales en el proceso de constitucionalización de la Unión Europea (2009) presenta un estudio sobre la dimensión ética de la UE. Es también autor de Juan Pablo II y Europa (2004) y El Legado Social de Juan Pablo II (2004). Colabora habitualmente con artículos de Opinión en diario El Correo, la Agencia de Noticias Aragón Digital, y otros medios de comunicación.

Leer más