Vía Crucis Extremo

Autor
Ignacy Soler
Publicación
Omnes

En Polonia han puesto en marcha una iniciativa que ya se extiende por más partes del mundo. Se trata de un Via Crucis Extremo, donde se unen la práctica de esta oración propia de la Cuaresma con la ascética, el deporte y la aventura.

La manifestación de la fe cristiana se une a prácticas de devoción popular que salen del ámbito propiamente eclesial para llenar las calles de ciudades o los caminos de los campos, con toda clase de procesiones, romerías o peregrinos. En el mundo hispánico baste recordar la importancia de las procesiones de Semana Santa. En la edad media cristiana, las peregrinaciones a Roma, Jerusalén o Santiago. Para aquellos que hemos hecho el Camino, nos ha quedado siempre, a pesar de todo, el carácter espiritual de esa larga peregrinación. La que llamamos Via Crucis Extremo es una iniciativa popular polaca que quiere unir la práctica de la Via Crucis en Cuaresma con la ascética, el deporte y la aventura de los anacoretas del desierto. Voy a explicar brevemente en qué consiste este nuevo  ́evento religioso ́.

Un Via Crucis diferente

La idea es considerar las estaciones del Via Crucis fuera de un templo o de un entorno eclesial para realizarlo en el campo, caminando por la noche por una senda previamente preparada. El camino debe ser de unos 40 kilómetros, se va en silencio y de manera solitaria, aunque en un grupo o equipo de unas diez personas.Para que esta forma de piedad cuaresmal tenga el nombre de Via Crucis Extremo los propagadores de esta devoción exigen cinco condiciones:

1) Que se ande por los menos 20 kilómetros, se recomienda que sean 44 km.

2) Que cada participante camine por lo menos ocho horas.

3) Que no sea por lugares urbanizados.

4) Que se realice por la noche.

5) Que sea recorrido en silencio.

Además de estas condiciones es bueno explicar el modo concreto de proceder.

Quien organiza el Via Crucis Extremo debe realizar los siguientes pasos:

1) Invita a un grupo de amigos o conocidos, se aconseja que no sea muy número, por ejemplo, no más de diez.

2) Prepara el trazado a recorrer y las 14 estaciones del Via Crucis en donde se van a ir reuniendo todos los participantes para meditar el texto de la Via Crucis.

3) Da a cada uno de los participantes un link con todos los lugares señalados para que con el teléfono móvil puedan llegar a cada estación.

4) Prepara los textos de la Via Crucis que van a ser leído todos juntos en cada estación, para después cada participante los vaya meditando en silencio.

Una aventura de fe

En Polonia se empezó a realizar este Via Crucis Extremo el año 2010. Cada año los textos de la Via Crucis Extremo se preparan según una idea configuradora o un lema. Hasta el 2021 estos han sido los temas:

  • Vence el mal con el bien,
  • El lado fuerte de la realidad,
  • Los ideales y la entrega,
  • La misión,
  • La medida del hombre y su más grande desafío,
  • Líderes cristianos,
  • Camino del cambio,
  • Por el camino de una vida bella,
  • La Iglesia del siglo XXI,
  • El camino del perdón: de la caída a la salvación,
  • La revolución de las personas íntegras.

Ya son más de cien mil personas los que han cubierto la Via Crucis Extremo. Doy fe de que esta devoción se va extendiendo cada vez más pues últimamente, cuando estuve ayudando en una parroquia durante la semana santa, me invitaron a participar. Pregunté si no era un poco peligroso y me dijeron que sí, que todo tiene sus riesgos pues en la oscuridad y por el campo no se sabe muy bien con que alimañas de vas a encontrar. También me aclararon que hay medidas de seguridad. Por ejemplo: cada participante va equipado con una linterna y un potente aerosol que ahuyenta toda clase de animales, tiene señales fl  uorescentes en la ropa y se aconseja que siempre tenga a la vista al participante que va delante suyo a unos cuantos cientos de metros de distancia. Además, todos están comunicados entre sí y se reúnen todos en cada estación de la Via Crucis Extremo, por eso el riesgo de accidentes, perdidas o ataques de animales está muy reducido.

Renuncia, fortaleza y oración

Las rutas del Via Crucis Extremo son muy variadas. Se han establecido 18 grupos de rutas, 16 de ellos dentro de Polonia y dos de ellos fuera de Polonia. Uno de los grupos distribuye rutas por el resto de Europa, y otro por América. Hay rutas europeas previstas desde varias ciudades importantes, como Amsterdam, Birmingham, Cardiff, Eindhoven, Munich, Oslo, Praga, o Tallin.

Una muestra de la dureza del desafío son las recomendaciones que ofrecen desde la página web: “Recuerda que todo el camino es en silencio. Durante el camino se medita 14 estaciones del vía crucis que se pueden descargar de la página web. Se camina en grupos pequeños, menos de 10 personas. Se puede ir con conocidos o buscar a alguien después de la misa del envío. Informa a alguien de tu familia o amigos que vas al Vía Crucis Extremo. Porque es durante la noche, es importante saber que es muy difícil volver a casa si alguien está cansado y no puede seguir el camino. Por eso es importante tener a alguien que pueda venir con un coche por si acaso. Es necesario llevar una linterna, la mejor solución es una linterna frontal".

"La mayoría del camino es fuera de las carreteras, pero por si acaso es importante tener algo refl  ectante. Lo importante es llevar unos zapatos apropiados (los mejores son de trekking con una suela gruesa) porque la ruta puede estar fangosa y resbaladiza. Trae contigo ropa de abrigo (puede hacer frío durante la noche). Se sugiere llevar sobre algo de comer (bocadillo, fruta, chocolate) y beber (1 litro como mínimo). Es necesario tener un móvil recargado (lo mejor con un powerbank). Mínimo una de las personas del grupo debe llevar el mapa, la huella gps descargada (mira la página con tu ruta) y la aplicación que indica el camino. Piensa de que manera vas a volver del destino del camino. Recuerda que cada uno de los participantes va por cuenta y riesgos propios. Ponte en contacto con el responsable del camino si tienes dudas o necesitas más información”.

Sin lugar a dudas es este un ejercicio piadoso que exige renuncia, fortaleza, oración y una buena condición física.

La idea fundamental de los organizadores es rezar en silencio, a solas, caminando en la oscuridad y meditando los textos que se han escuchado durante la estación previa. Un camino de la Cruz en lucha contra la tentación del desánimo y del no puedo, contra la tentación de huir de la cruz para vivir una vida cómoda y sin problemas. Sin lugar a dudas es este un ejercicio piadoso que exige renuncia, fortaleza, oración y una buena condición física. Se puede obtener más información detallada en la página web de la Via Crucis Extremo