Artículos sobre familia y educación cristiana de los hijos

Ofrecemos unos breves ensayos relacionados con la familia y la educación de los hijos. Algunos abordan los temas desde una perspectiva general: la misión educativa del hogar, los derechos y deberes de los padres en la educación de los hijos, etc.; argumentos, como se puede fácilmente apreciar, de gran actualidad. Otros lo hacen desde una óptica realista de la libertad y las virtudes -cristianas porque humanas-, y tratan aspectos más concretos como la sobriedad, la amistad, la afectividad. Esperamos que estos artículos contribuyan a profundizar en la experiencia maravillosa de ser padres y educadores.

José Manuel Martín

La alegría de la Navidad es una ocasión para intercambiarse algún regalo. Las nuevas tecnologías -smartphones, consolas, tablets...- suelen estar entre los más requeridos. ¿Cómo introducirlos en la familia? Artículo con orientaciones prácticas.

Artículo sobre la autoridad de los padres, en el que se ofrecen algunas ideas sobre cómo ayudar a los hijos a gestionar su libertad.

La adolescencia es una etapa fundamental en la vida de cada persona. Se necesita sentir la libertad y al mismo tiempo se necesita sentirse ligado a los demás. La educación en esta etapa es diferente.

El sentido del pudor se despierta en el hombre a medida que va descubriendo su propia intimidad. El respeto que tiene que tener cada persona por si misma se aprende, principalmente, en la familia.

La cortesía, la afabilidad, la urbanidad, y sus afines, son hermanas pequeñas de otras virtudes más grandes. Y la familia es el ámbito donde mejor se aprenden, sea cual sea la edad.

Tercera y última entrega de la serie Ocio y tiempo libre, de la sección Artículos sobre familia y educación cristiana de los hijos, que aborda –desde una perspectiva cristiana– la problemática que puede surgir entre padres y adolescentes ante el uso del tiempo libre durante los fines de semana y en horarios nocturnos.

Los días festivos son una oportunidad para descansar. Pero para los cristianos, suponen también una ocasión para disfrutar en familia, educar a los hijos y tratar con más tranquilidad a Dios.

Jugar es necesario para disfrutar de la vida. Se aprende además a ganar y perder, a usar la imaginación, a estar con los demás... e incluso a tratar a Dios.

Los sentimientos se forman de un modo especial durante la niñez. A aprender a amar se aprende desde niños, y los principales maestros son los padres, como se señala en este artículo sobre la familia.

Dar ejemplo, dedicar tiempo, rezar... la transmisión de la fe a los hijos resulta una tarea que exige empeño. Segunda parte del artículo sobre la fe y la familia.

Página 1 de 3