Usted está aquí: Documenta > Teología dogmática > El Opus Dei: Estructura y Misión
Viernes, 01 Julio 2011

El Opus Dei: Estructura y Misión

Por 
  • - A +
  • PDF

Ediciones CRISTIANDAD (Madrid) acaba de poner en las librerías una obra del Prof. Mons. Pedro Rodríguez, que nos parece de sumo interés. Se titula El Opus Dei: estructura y misión. El autor se propone indagar de manera orgánica la realidad eclesiológica de la primera prelatura personal de la Iglesia.

El prólogo de este breve libro de 170 páginas da razón de la intencionalidad del proyecto.  Lo ofrecemos aquí.

Pedro Rodríguez. El Opus Dei: Estructura y Misión, ed. Cristiandad, Madrid 2011, prólogo (pp 9-11).

 

Prólogo

 

La reciente Const. Apost. Anglicanorum coetibus, con la que Benedicto XVI ha previsto la posibilidad de erigir Ordinariatos personales para los grupos de anglicanos que desean la plena incorporación a la Iglesia Católica, tiene para las relaciones con la Comunión Anglicana, y para el ecumenismo en general, una trascendencia difícil de exagerar[1]. Cuando escribo estas palabras de introducción ha surgido ya el primer Ordinariato: el Ordinariato Personal de Nuestra Señora de Walsingham[2].

Por otra parte, en el ámbito de la canonística el evento ha dado nueva actualidad al debate sobre las formas jerárquicas de naturaleza “personal”: Ordinariatos militares, Prelaturas personales, etc[3]. Es ésta una materia que parece sector propio del derecho canónico, y lo es, indudablemente. Pero, después del Concilio Vaticano II, debe ser abordada, desde su raíz, por la teología y desde la teología: en concreto, por la eclesiología como parte de la Teología dogmática. Es sabido que la teología dogmática de Ecclesia, por su escasa tradición —los eclesiólogos se han formado casi siempre en el marco clásico de la Teología fundamental[4]—, ha reflexionado poco sobre las «instituciones» y la «estructura» del sacramentum Ecclesiae. De ahí que la eclesiología dogmática, a partir sobre todo del patrimonio doctrinal del Concilio Vaticano II, deba empeñarse en la materia y contribuir a una reflexión que pueda enriquecer a la ciencia teológica y, a la vez, ser un servicio para el tratamiento canónico de las instituciones. No se olvide que la intentio de los trabajos que desembocan en el Código de Derecho Canónico (1983) era, según Juan Pablo II, «reflejar la eclesiología propuesta, sobre todo, por el magisterio del Concilio Vaticano II visto en su conjunto, y de modo particular, por su doctrina eclesiológica»[5].

Por eso, el debate jurídico, teológico y ecuménico con ocasión de la Anglicanorum coetibus me ha impulsado a indagar de nuevo y tratar de exponer de manera unitaria la realidad eclesiológica del Opus Dei[6].

Lo cual pide considerar, primero, con un cierto dete­nimiento, la es­truc­tura originaria de la Iglesia sacramentum salutis y su relación con el sacer­docio de Cristo (cap. I). A continuación estudiar los desarrollos históricos de esa originaria estructura y las formas en que se manifiestan (cap. II). Desde ahí podremos pasar ya, fundadamente, a situar el fenómeno eclesiológico de la primera y hasta ahora única Prelatura personal de la Iglesia Católica, el Opus Dei: como iniciativa del Espíritu (cap. III), en su forma institucional (cap. IV) y en algunos rasgos estructurales de especial relevancia (cap. V). Dejo para el capítulo final una consideración de cómo el Opus Dei realiza lo que es razón de ser de las Prelaturas personales: el servicio a las Iglesias particulares y a la comunión de todas ellas en la Iglesia universal.

Este libro, terminado durante el Octavario para la unidad de los Cristianos, y que ha sido suscitado por un evento de tanta trascendencia ecuménica, querría contribuir al esfuerzo de teólogos y canonistas por presentar, en contexto ecuménico, la estructura fundamental de la Iglesia.

 

Pamplona, 25 de enero de 2011
Fiesta de la Conversión de San Pablo

Pedro Rodríguez



 

[1] Fechada en 4-XI-2009.

[2] Erigido por la Congregación para la Doctrina de la Fe, con fecha 15 de enero de 2011. Es el primer Ordinariato Personal dentro del territorio de Inglaterra y Gales y tiene como patrono al beato John Henry Newman. Ese mismo día el Papa Benedicto XVI nombró Ordinario al reverendo Keith Newton.

[3] A la luz de la eclesiología que expondremos en los capítulos I y II (ver, sobre todo, cap. I, 2, b y cap. II, 2-3), parece que los Ordinariatos de la Anglicanorum coetibus, a diferencia de las Prelaturas personales, apuntan teológicamente a futuras nuevas formas (personales) de Iglesia particular.

[4] Un nuevo marco eclesiológico de la Teología fundamental, en el horizonte del concilio Vaticano II, es, por ejemplo, el que ofrecen: Adolfo González Montes, Teología Fundamental. De la Revelación y de la Fe, BAC, Madrid 2010; y César Izquierdo Teología Fundamental, Eunsa, Pamplona 2002.

[5] Pedro Rodríguez, El nuevo Código de Derecho Canónico en perspectiva teológica, en «Scripta Theologica» 15, 1983, pp. 751-766.

[6] Las presentes reflexiones tienen su background en mi contribución a Pedro Rodríguez, Fernando Ocáriz y José Luis Illanes, El Opus Dei en la Iglesia. Introducción eclesiológica a la vida y el apostolado del Opus Dei, Rialp, Madrid 1993, pp. 21-133.