Usted está aquí: Castellano > De vida cristiana
De vida cristiana

De vida cristiana (79)

Subcategorías

De aspectibus quibusdam spiritus Operis Dei

De aspectibus quibusdam spiritus Operis Dei (26)

About the spirit of Opus Dei gb   Sur l'esprit de l'Opus Dei fr   Über den Geist des Opus Dei ger

En esta rúbrica varios autores desarrollan aspectos del espíritu del Opus Dei. En 50 breves capítulos se trata de la vida de entrega a Dios en medio del mundo, al servicio de la Iglesia y de las almas. Las virtudes humanas, la alegría de ser hijos de Dios en Cristo, el estudio y el trabajo intensos, la caridad manifestada en el deseo de servir a los demás y en el afán de llevar la luz de Cristo a la sociedad donde vivimos, son algunos de los temas que se abordan, en el marco de las enseñanzas de la Iglesia y de la ejemplaridad de la vida cristiana de San Josemaría.

Estos textos interesarán a quien se plantea la llamada a la santidad en medio del mundo. Quieren contribuir, en todo caso, a la formación de cristianos que desean ser coherentes con su fe y saben que ningún esfuerzo para aprender o mejorar sería fecundo para la misión apostólica y la propia santificación sin la obra del Espíritu de verdad y de amor.

 
Ver artículos ...
Viernes, 02 Febrero 2018 14:46

7. Vocación

Por
Se ofrece a continuación un elenco sencillo de textos y otros materiales que pueden ser útiles para recomendar a quienes comienzan a profundizar en su formación cristiana.
Señalamos en esta noticia un artículo del Prof. Ralf van Bühren, de la Pontifica Universidad de la Santa Cruz, publicado recientemente en la revista Church, Communication and Culture. Desde el siglo XII las “obras de misericordia” se han representado en el arte, en especial desde el siglo XVI. Uno de los principales ejemplos de esta tradición iconográfica es el famoso cuadro de Caravaggio en Nápoles (1606/07), “Las siete obras de misericordia”, donde el artista expresa estéticamente que el cielo no deja de mirar toda buena obra.
Jueves, 11 Mayo 2017 14:02

Mental Prayer. How to do it

Por

MENTAL PRAYER. HOW TO DO IT

BY JOBY PROVIDO*, in Catholic365.com, April 18th 2017

A Christian is someone who has a good relationship with Christ, and Mental Prayer is a good way to develop such a relationship. In this article, we will discuss what Mental Prayer is and how to do it.

Mental Prayer is a quest to find out what God wants us to do

It is important to understand that God is the initiator of prayer. He invites us and we respond even if we are asking something from him. If he is inviting us into prayer, then it would necessarily mean he has something to tell us. We use our efforts in Mental Prayer to find out what that is. Mental Prayer, therefore, is a quest. (CCC §2705) The mission of this quest is to find out what God want us to do. (CCC §2706) We seek God’s instruction, and we follow.

Another term for Mental Prayer is meditation. It is not Eastern meditation whose goal is to seek peace and tranquility. Instead, Christian meditation focuses on Christ and what he wants for us.

Mental Prayer is not Spiritual Reading. In Spiritual reading, we read articles and books that teach about spiritual life. This article, for example, is Spiritual Reading. It helps us see the world in a Christian perspective. Mental Prayer does achieve what spiritual reading does too, however, Mental Prayer is meant to feed the heart and will; while spiritual reading, the mind.

The Four C’s of Mental Prayer

Father John Bartunek beautifully outlines the Four-C’s of Mental Prayer in his book A Guide to Christian Meditation: concentrate, consider, converse, commit. I will summarize them here in my own words.

Concentrate

We focus our heart and minds to God – which is the definition of prayer (CCC §2559). We empty ourselves of what is going on around us and place God in our presence. We can do this by saying a short prayer. A good prayer is: My Lord and my God, I know that you are here with me, that you see me, and that you hear me. I adore you with profound reverence and beg forgiveness for my sins and the grace to spend this time of prayer fruitfully. My Immaculate mother, Saint Joseph my father and lord, my holy guardian angel intercede for me.

Another one is : Oh Holy Spirit, I am your humble servant in need of your help. Grant me the graces I need: the wisdom and knowledge I require to understand what you want to tell me today; and grant me the fortitude and virtues I need to do what you want me to do..

It easier to concentrate in a quiet place, which is why Christ often went to a mountaintop or “lonely place” to pray alone. Timing is also important. We want to choose a time when we are less bothered by phone calls, noise, and things we have to do.

If there is one vital thing to remember is that God has something to tell us, so we must put ourselves in the disposition to listen.

Consider

Another term we use for Sacred Scripture is “the word of God.” If it is indeed God’s word, then we seek its meaning. Sometimes we gloss over the words and don’t get the meaning behind them. Sometimes we read or hear certain scriptures so often that they may seem ordinary and fail to discern the extraordinary message sandwiched within. Mental Prayer is intended to unpack this meaning.

We start by reading a scripture passage. It is suggested we go about it in an orderly manner. Maybe we can read the Gospels a few verses at a time, and in the next day continue where we left off. This first way is good when you want to follow the flow of a particular evangelist’s writing. Another way is to follow the lectionary that has laid out the mass readings using a three-year cycle. This second way is good when you want to read the appropriate scripture for the liturgical seasons. If you do this for three years you would have read most of the Bible.

Read the passages prayerfully – that is, in a way that you are trying the suck the juice out of a fruit. The best way to do this is by entering into the scene itself. Place yourself into the scene and start considering things: what is the social atmosphere like? How are people saying what they are saying? Why would someone say what he or she said? Is there any cultural reason why someone does or says something? What are the people feeling?

Always remember though that in the end, you are trying to find out what God’s message is in what you are reading – and how it applies to you! This is the core of Mental Prayer.

Converse

As you read, something might strike you as odd, or funny, or interesting. Stop reading and stick with it for a few moments. Ask yourself why it is odd, funny, or interesting. If it fills you with awe, then give praise to God. Of course, you may use words, but you may just focus on his grandeur and know that God knows what’s in your mind. Sometimes words cannot express what you need to say, and that is okay. Let the Holy Spirit reach out through your wordless groans. (Romans 8:26). If the passage fills you with contrition for the things you’ve done, then stop reading and ask pardon. You may use words, but sometimes tears are all is needed and Christ knows what they are for. If the passage makes you chuckle or break out in laughter (oh some verses are hilarious; for example the entire book of Jonah was meant to be funny – just imagine a reluctant prophet who runs away, gets swallowed by a fish, and then gets regurgitated in the same place he started) enjoy it and thank God for having a sense of humor. If the passage fills you with gratitude, then give thanks to God for his generosity and unconditional love.

These are not the only reactions that are possible. A particular passage might strike different people differently; it might even strike us in a different way at a different time. The point is to keep considering what God’s message is to you personally in your situation now. We are not prevented from speaking with Mary, the saints, and the angels who are eager to help us, so feel free to include them too.

Commit

You may keep going back and forth between Considering and Conversing and that is the way it is supposed to go. However, at one point, it will be time to end. Some people like to set a time. Maybe a beginner ends in ten minutes, and that can be expanded to twenty or thirty minutes as you become more comfortable with Mental Prayer. Some can spend an entire hour in mental prayer – but that doesn’t come without building up to it. Maybe you can do it in two 30-minute tranches.

At this end point, it would be good to zero-in on one thing that touched you the most. It could be an inspiration to do something you’ve been procrastinating, or a resolution to stop doing a bad habit, or simply having more affection for God. Focus on this and commit on whatever it is touched you in this meditation. Resolve to do it if it is something you need to do. Ask for God’s grace if you need to. A good way to make this practical is to infuse this resolution into your work and social activities for the day, (or the next day if you pray at night.)

It would be nice to end with a prayer. A good one is: Oh my God I thank you for the good resolutions, affections, and inspirations you have communicated to me in this meditation. I beg your help in performing them. My Immaculate mother, Saint Joseph my father and lord, my holy guardian angel intercede for me.

Practice Mental Prayer

We know we can’t be good at something if we don’t practice it. Weight-lifters can’t lift very heavy weights right away. Instead, they start small and work their way up. Our prayer life is the same way too. We need to pray better each time – our prayer life can’t be the same now as it was when we were a child. Our prayer life has to be better today than it was a year ago. We can only do that if we pray often. The best thing to do is to set a time of prayer everyday as if it were an appointment with Our Lord.

Materials on Mental Prayer

There are some books that have commentaries on the Gospels that help our mind in Mental Prayer. A good one is The Better Part by Fr. John Bartunek (Published by Ministry 23, Amazon). It groups Gospel passage in chunks and explains it in four ways: Christ the Lord, Christ the teacher, Christ the friend, and Christ in my life. Each chunk also has guide questions for group discussions, but it can also be used privately in prayer. The back of the book has a guide to readings of the liturgical calendar.

Another book is To Know Christ Jesus by Frank J. Sheed (Published by Angelico Press, 2013)

Of course, this is not the only way to do Mental Prayer. But you can start with this and it can evolve as you grow in prayer. Sometimes a song or a religious painting might evoke Mental Prayer, and that is perfectly alright too. The thing is we must not stop praying. It reminds us we are children who are dependent on a Father.

Link to the original article via Catholic365

 

* Joby is a cradle Catholic who grew up, and lives in Manila, Philippines where spirituality is high, food is good, and traffic is a bad word. He teaches web design and development at the College of Saint Benilde where he engages students in conversations about religion, pop-culture, and food. Every month, he gives short one-hour talks about the Faith under the title “The Catholic Talks” where Catholics and non-Catholics are free to join and ask questions; these end up longer when students offer him dark chocolate or pizza so he can unwittingly discuss other topics (oh, he’s on to them!) To ensure he explains the Faith correctly, he finished his Theology courses on doctrine, scripture, liturgy, and catechism from the University of Notre Dame. He maintains a website, thecatholictalks.com, where he loves to explain doctrines symbolized in Sacred Art. When he isn’t busy with school or church, he likes to watch movies, sing along to musicals, attempts to cook Asian food, or search for the next roller coaster ride.

Jueves, 11 Mayo 2017 13:37

¿Cómo hacer oración?

Por

ORACIÓN MENTAL: CÓMO SE HACE

Por Joby Provido*, en Catholic365.com, 18 de abril de 2017

El cristiano es alguien que mantiene una buena relación con Cristo, y la oración mental es un buen camino para desarrollar una relación así. En este artículo, trataremos qué es la oración mental y cómo se hace.

La oración mental es una búsqueda para descubrir lo que Dios quiere que hagamos

Es importante entender que Dios es el iniciador de la oración. Él nos invita y nosotros respondemos, aunque sea pidiéndole algo. Si nos invita a orar, necesariamente significa que tiene algo que decirnos. Así pues, debemos esforzarnos en la oración mental para averiguar qué es. La oración mental, por tanto, es una búsqueda (Catecismo de la Iglesia Católica, 2705). Y el fin de esa búsqueda es averiguar lo que Dios quiere que hagamos (Catecismo de la Iglesia Católica, 2706): buscamos qué quiere Dios y lo hacemos.

Otro término para oración mental es meditación. Pero no se trata de la meditación oriental cuya meta es buscar la paz y la tranquilidad. No. La meditación cristiana se centra en Cristo y en lo que él quiere para nosotros.

La oración mental no es lectura espiritual. En la lectura espiritual leemos artículos y libros que enseñan sobre la vida espiritual. Este artículo, por ejemplo, es lectura espiritual: nos ayuda a ver el mundo con perspectiva cristiana. La oración mental sí logra lo que hace la lectura espiritual, pero la oración mental está destinada a alimentar el corazón y la voluntad, mientras que la lectura espiritual alimenta la mente.

Las cuatro “Ces” de la oración mental

El sacerdote John Bartunek describe maravillosamente las cuatro “Ces” de la oración mental en su libro Una guía para la meditación cristiana: concentrarse, considerar, conversar, comprometerse. Los resumiré aquí con mis propias palabras.

Concentrarse

Concentramos nuestro corazón y nuestra mente en Dios, que es la definición de oración (Catecismo de la Iglesia Católica, 2559). Nos aislamos de lo que está pasando a nuestro alrededor y nos ponemos en presencia de Dios. Podemos hacerlo diciendo una breve oración. Una buena es: Señor mío y Dios mío, creo firmemente que estás aquí, que me ves, que me oyes. Te adoro con profunda reverencia, te pido perdón de mis pecados y gracia ara hacer con fruto este rato de oración. Madre mía Inmaculada, San José mi padre y señor, ángel de mi guarda interceded por mí.

Otra puede ser: Espíritu Santo, soy un humilde siervo que necesita tu ayuda. Concédeme las gracias que me hacen falta: la sabiduría y el conocimiento que necesito para comprender lo que quieres decirme hoy; y concédeme la fortaleza y las virtudes necesarias para hacer lo que quieres que haga.

Es más fácil concentrarse en un lugar tranquilo, por eso Cristo solía ir a la cima de una montaña o a un lugar solitario, para rezar solo. El tiempo también es importante: debemos elegir un momento en el que nos molesten menos las llamadas telefónicas, el ruido y las cosas que tengamos que hacer. Si hay algo vital que recordar es que Dios tiene algo que decirnos, así que debemos ponernos en disposición de escuchar.

Considerar

Otro término que usamos para llamar a la Sagrada Escritura es “la Palabra de Dios”. Si de verdad es la Palabra de Dios, entonces busquemos qué quiere decirnos. A veces pasamos por alto las palabras y no captamos su verdadero significado. Otras veces leemos o escuchamos ciertas escrituras con tanta frecuencia que nos parecen normales y corrientes, y no somos capaces de discernir el mensaje extraordinario que llevan dentro. La oración mental tiene la intención de desentrañar ese significado.

 Podemos empezar leyendo un pasaje de la Escritura. Se sugiere hacerlo de manera ordenada. Tal vez podemos leer un día unos cuantos versículos del Evangelio, y al día siguiente seguir donde lo dejamos. Esta primera manera es buena cuando se quiere seguir el flujo de la Escritura de un Evangelista concreto. Otra forma es seguir el Leccionario, que recoge las lecturas de la misa usando un ciclo de tres años. Esta segunda manera es buena cuando se quiere leer la Escritura propia del tiempo litúrgico. Si se hace durante tres años, habrás leído la mayor parte de la Biblia.

Lee los pasajes en oración, es decir, como quien trata de sacar todo el jugo de una fruta. La mejor manera de hacerlo es metiéndose en la misma escena. Ponte en la escena y comienza a considerar: ¿cómo es la atmósfera social? ¿Cómo dicen las personas lo que dicen? ¿Por qué alguien diría lo que él o ella dijo? ¿Hay alguna razón cultural por la que alguien hace o dice algo? ¿Qué está sintiendo la gente? Recuerda siempre que, en definitiva, estás tratando de averiguar cuál es el mensaje de Dios en lo que estás leyendo, ¡y cómo se aplica a ti! Ese es el núcleo de la oración mental.

Conversar

Al leer, algo te puede parecer raro, divertido o interesante. Deja de leer y piénsalo unos instantes: pregúntate por qué es raro, divertido o interesante. Si te llena de asombro, entonces alaba a Dios. Por supuesto, puedes usar palabras, pero también puedes pensar en su grandeza y saber que Dios conoce lo que está en tu mente. A veces las palabras no logran expresar lo que necesitas decir, y eso está bien: ¡deja que el Espíritu Santo lo haga a través de sus gemidos inenarrables! (Rm 8,26). Si el pasaje te llena de contrición por las cosas que has hecho, entonces deja de leer y pide perdón. Puedes usar palabras, pero a veces las lágrimas son todo lo que necesitas, ¡y Cristo sabe para qué sirven! Si el pasaje te hace gracia o te da risa (algunos versículos son divertidos, por ejemplo, todo el libro de Jonás está pensado para ser divertido: ¡imagínate a un profeta reacio que huye, se lo traga un pez y luego lo vomita en el mismo lugar donde empezó!), disfruta y agradece a Dios por tener sentido del humor. Si el pasaje te llena de gratitud, entonces da gracias a Dios por su generosidad y amor incondicional.

Esas no son las únicas reacciones posibles. Un pasaje concreto podría afectar a varias personas de manera distinta; podría incluso afectarnos de modo diverso en un momento que en otro. El punto es seguir considerando lo que el mensaje de Dios quiere para ti personalmente en tu situación actual. Nada nos impide hablar con María, con los santos y con los ángeles, que están ansiosos de ayudarnos, así que ¡sentíos libres de incluirlos también!

Comprometerse

Puedes seguir yendo y viniendo entre Considerar y Conversar, y esa es la forma que se supone que debe ser. Sin embargo, en algún momento habrá que acabar. A algunas personas les gusta establecer un tiempo. Tal vez un principiante termine en 10 minutos, que se pueden ampliar a 20 o 30 minutos a medida que se sienta más cómodo con la oración mental. Algunos pueden pasar hasta una hora entera en oración mental, ¡pero eso no llega sin “trabajarla”! Tal vez puedes hacerlo en dos ratos de 30 minutos.

Al final, es bueno concretar qué es lo que más te llamó la atención. Podría ser una inspiración para hacer algo que has estado retrasando, o un propósito para dejar de hacer un mal hábito, o simplemente tener más amor a Dios. Céntrate en eso y comprométete en lo que te haya tocado en esa meditación. Decídete a hacerlo, si es algo que debes hacer. Pide la gracia de Dios, si la necesitas. Una buena manera de llevarlo a la práctica es incluir ese propósito en tu trabajo y actividades sociales de ese día, o del día siguiente, si rezas por la noche.

Sería bueno terminar con una oración. Una buena es: Te doy gracias Dios mío por los buenos propósitos, afectos e inspiraciones que me has comunicado en esta meditación. Te pido ayuda para ponerlos por obra. Madre mía Inmaculada, San José mi padre y mi señor, ángel de mi guarda interceded por mí.

Practica la oración mental

Sabemos que no podemos ser buenos en algo si no lo practicamos. Los levantadores de peso no pueden levantar pesas muy grandes de golpe. Comienzan con pesos pequeños y van aumentando poco a poco. Nuestra vida de oración es igual. Necesitamos rezar cada vez mejor: ¡nuestra vida de oración no puede ser la misma ahora que cuando éramos niños! Nuestra vida de oración tiene que ser mejor hoy que hace un año. Y sólo podemos hacerlo si rezamos con frecuencia. Lo mejor es establecer un tiempo de oración todos los días como si fuera una cita con Nuestro Señor.

Materiales para la oración mental

Hay algunos libros que tienen comentarios sobre los Evangelios que nos pueden ayudar en la oración Mental. Uno bueno es La Mejor Parte (The Better Part: The Gospel According to St. John - Spanish) (Spanish Edition). Fr. John Bartunek. Editorial Catholic Spiritual Direction, 2011. Agrupa el pasaje del Evangelio en trozos y lo explica de cuatro maneras: Cristo el Señor, Cristo el maestro, Cristo el amigo y Cristo en mi vida. Cada trozo también tiene preguntas para las discusiones en grupo, pero pueden utilizarse en la oración privada. La parte final del libro contiene una guía para las lecturas del calendario litúrgico. Otro libro es Conocer a Jesucristo. Una responsabilidad para los cristianos. Frank J. Sheed. Colección Arcaduz, ISBN 978-84-9840-475-3. Editorial Palabra. 13ª ed., julio 2010.

Por supuesto, esta no es la única manera de hacer la oración mental. Pero puedes comenzar con esto y evolucionar a medida que creces en la oración. A veces una canción o una pintura religiosa pueden evocar la oración mental, y eso también está muy bien. La idea es que no debemos dejar de orar: ¡nos recuerda que somos niños que dependen de su Padre!

Artículo original (en inglés) Catholic365

 * Joby nació y creció como católico, y vive en Manila (Filipinas), donde la espiritualidad es elevada, la comida es buena y el tráfico es horrible. Enseña diseño y desarrollo web en el Colegio San Benilde, donde involucra a los estudiantes en charlas sobre religión, cultura pop y cocina. Cada mes imparte charlas de una hora sobre la fe bajo el título “Conversaciones católicas”, donde católicos y no católicos son libres de unirse y hacer preguntas; éstas pueden acabar más tarde, cuando los estudiantes le ofrecen chocolate o pizza para que pueda hablar libremente de otros temas (¡ya que estás aquí!). Para estar seguro de que explica la fe correctamente, realizó sus estudios de Teología sobre Doctrina, Escrituras, Liturgia y Catecismo en la Universidad de Notre Dame. Tiene una web, thecatholictalks.com, donde le encanta explicar las doctrinas simbolizadas en el Arte Sacro. Cuando no está ocupado con el colegio o la Iglesia, le gusta ver películas, cantar musicales, “intentar” cocinar comida asiática o planear el próximo paseo en montaña rusa.

Miércoles, 10 Mayo 2017 10:48

¿Cómo hacer oración?

Por
Adjuntamos un artículo en el que se ofrecen algunas ideas prácticas para enseñar a hacer oración, y fomentar la relación personal con Cristo.
Sábado, 14 Enero 2017 10:43

Über den Geist des Opus Dei

Por

About the spirit of Opus Dei gb

Sur l'esprit de l'Opus Dei fr   

Sobre el espíritu del Opus Dei es

In dieser Rubrik werden von verschiedenen Autoren diverse Aspekte des Geistes des Opus Dei erklärt. In 50 Kurzartikeln wird das Leben der Hingabe an Gott inmitten der Welt und im Dienst für die Kirche und für die Menschen entfaltet. Die menschlichen Tugenden, die Freude, Kinder Gottes in Christus zu sein, das intensive Studium und die beharrliche Arbeit, die Nächstenliebe und der aus ihr entstehende Eifer, den anderen zu dienen und das Licht Christi in unsere Gesellschaft hineinzutragen - das sind nur einige der Themen, die entsprechend der Lehre der Kirche und dem Beispiel christlichen Lebens, wie es der hl. Josefmaria aufgezeigt hat, dargelegt werden.

​Diese Texte werden vor allem diejenigen ansprechen, die über die Berufung zur Heiligkeit inmitten der Welt nachdenken. Sie möchten auch einen Beitrag zur Bildung jener Christen leisten, die ihren Glauben auf eine stimmige Weise leben möchten und die sich bewusst sind, dass jede Bemühung, sich weiter zu bilden und zu bessern, nur mit dem Wirken des Geistes der Wahrheit und der Liebe für die apostolische Sendung und die eigene Heiligung fruchtbar sein kann.

Página 1 de 6